20

Consejos para combatir el estrés para estudiantes de doctorado y nuevos investigadores

Estudiar un doctorado no es fácil y puede resultar un periodo sumamente estresante para cualquiera. Los problemas con el asesor de tesis, los experimentos o modelos teóricos que no funcionan y las metodologías que parecen no dar resultados satisfactorios son algunos de los aspectos que producen frustración y ansiedad al joven investigador. Incluso cuando ha obtenido el doctorado, los primeros años en posdoctorados si toma esta opción, o como investigador asociado,son un reto que involucran momentos de tensión y preocupación.

Cuidado con las señales de alerta

Si usted ha experimentado sentimientos de ansiedad, inseguridad, pánico, soledad, miedo, inferioridad, tristeza, enojo, impotencia o autocompasión relacionados con su trabajo de investigación, es muy posible que esté experimentando altos niveles de estrés en los que es necesario que empiece a poner atención antes de que le puedan ocasionar problemas más serios en su salud mental.

Muchos de esos sentimientos se presentan de forma alarmante en estudiantes de doctorado y jóvenes investigadores por las grandes cargas de trabajo y la presión. Sus consecuencias pueden ser terribles con comportamientos compulsivos y pensamientos de intensa depresión. Se sugiere que tenga cuidado con las señales de alerta que le advierten que tiene que solucionar la manera en que enfrenta los problemas relacionados con su trabajo de investigación.

¿Cómo combatir el estrés?

Los problemas a los que se enfrentan los jóvenes investigadores, ya sea durante su tesis doctoral o en sus primeros años en estancias posdoctorales o como investigador asociado pueden estar relacionados con: su asesor, becas o financiamientos, el manejo de tiempo, las relaciones interpersonales con otros estudiantes y colegas, los asuntos relativos con la propia investigación y el trabajo de publicación, entre otros.

Trate de llevar, en la medida de lo posible, una buena relación con su asesor y si tiene grandes diferencias, opte por un cambio. Asesórese con el departamento responsable de becas para cumplir los reportes que se le pidan y estar al día con los requerimientos para conservar su financiamiento. Lleve una relación armónica con sus colegas, sea empático pero también hágase respetar. Los siguientes consejos podrán ayudarle a combatir el estrés que se puede presentar a lo largo de las etapas de estudiante de doctorado y joven investigador a fin de mantener un equilibrio entre su trabajo y su vida.

  • Cómo iniciar cada día

Una rutina excelente que le llevará a tener días productivos es levantarse temprano. Para ello también debe evitar desvelarse en la medida de lo posible a fin de que tenga un descanso pleno. Al despertar, dese un momento para conversar consigo mismo y darse ánimos, dedique un tiempo a una rutina matutina que sea de su agrado, tal como tomar un café, escuchar noticias o caminar.

  • Cuide su cuerpo

Para cuidar su salud mental también tiene que cuidar su salud corporal. Evite grandes periodos sin comer y trate de no ingerir comida chatarra. Dese tiempo para tener sus comidas de la mejor manera. Agregue además un tiempo para ejercitarse: puede correr, nadar o incluso caminar. Seleccione la hora que más le convenga para hacer ejercicio y ese tiempo quizás le brindará nuevas oportunidades de convivencia.

  • No tema escribir

Una de las tareas que puede resultar más pesada es escribir. Tómese un tiempo para estructurar sus ideas y anótelas en papel. Establezca lo que tiene que escribir, quizás el índice de su tesis o la estructura de un artículo y avance por pequeñas metas. Busque información en las bases de datos más populares y para publicar, considere estrategias para tener una buena comunicación con las revistas. Si quiere ejercicios para liberar su mente y mantenerla creativa, puede seguir la rutina de escribir lo que guste durante 10 minutos cada mañana sin preocuparse del estilo, el contenido o la ortografía.

  • Conviva con más personas

Muchos estudiantes de doctorado e investigadores se sienten tentados a convivir únicamente en sus centros de investigación. Aunque es bueno convivir con colegas, es también muy sano tener convivencia con personas que no estén relacionadas con su trabajo. Dedique tiempo a su familia y amigos. Además, puede ejercitarse o tener un pasatiempo con personas ajenas a la investigación.

  • Controle su tiempo

Uno de los mayores problemas para poder trabajar sin estrés es no tener el manejo de tiempo. Para tener control de su tiempo, diseñe un horario y señale las horas que dedicará a su trabajo, sus horas de comida, de descanso, de recreación y de convivencia. Señale además un tiempo para planear su trabajo. Trate de hacer las tareas más difíciles por la mañana cuando su mente está fresca y su ánimo más dispuesto. Deje lo que le relaje para el final del día.

  • Maneje su espacio

El espacio en el que trabaja puede ser la diferencia para sentirse mal o estar entusiasmado. Dese un tiempo para acondicionar su espacio de trabajo, decórelo a su gusto y coloque objetos que lo hagan sentir entusiasta, considerando también aromas y la música que le guste para trabajar. Manténgalo ordenado y esto le evitará dolores de cabeza al querer encontrar algo.

  • Celebre sus triunfos, supere sus fracasos

A lo largo de su trabajo es seguro que tendrá pequeños triunfos y también fracasos. Aprenda a superar estos últimos, examinando qué metodología o procesos siguió y aprendiendo de ellos para obtener mejores resultados. Con respecto a sus triunfos, no importa lo pequeños que puedan llegar a ser, celébrelos. Incluso puede llevar una bitácora con las anotaciones de sus éxitos.

  • Descanse

Es importante que avance de forma sistemática y constante, que no se dé oportunidades para la disipación no útil pero si en algún momento se siente cansado o las cosas no funcionan como deberían, dese un tiempo para descansar. A veces resulta mucho mejor hacer tareas de clasificación o búsqueda de literatura para disipar la mente y en ocasiones, incluso, puede tomarse un descanso o hasta unas vacaciones para relajar su mente y poder enfocarse de nuevo a su trabajo.

  • No dude en buscar ayuda

Si en algún momento siente que no puede más, no dude en buscar ayuda. Puede intentar conversar con su asesor o su jefe de departamento, o incluso buscar ayuda sicológica con algún profesional ya sea en la propia institución donde labora o de manera particular. Seguramente el profesional detectará problemas que usted no ha visto y con su ayuda podrá cambiar rutinas que le perjudican a su salud.

Recuerde que su salud y su vida son muy importantes y acuérdese de lo que le motivó a estudiar su doctorado o seguir una carrera de investigación, incluso si realiza su trabajo desde casa. Esperamos que estos consejos le ayuden a combatir el estrés en su vida. Siga adelante, ¡confíe en que usted puede lograrlo!, y cuídese mucho para que alcance sus objetivos.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
X

Has agotado tus artículos gratuitos.

Suscríbete de forma gratuita para obtener acceso ilimitado a todos nuestros recursos sobre redacción de investigaciones y publicaciones académicas, incluyendo:

  • +100 Artículos de nuestro blog
  • +50 Seminarios Online
  • +10 Podcasts especializados
  • +10 Libros electrónicos
  • +10 Checklists
  • +50 Infografías