20

Preimpresiones en los tiempos del COVID-19: ¿Por qué deberías usarlas?

A causa de la emergencia sanitaria del COVID-19, toda la actividad se ha paralizado o al menos reducido en muchos lugares del mundo. Incluyendo la actividad científica. Muchos centros  de  investigación  se  han  visto  afectados  de  una  u  otra  forma  por  la  pandemia,  y también  otras  industrias  relacionadas  con  la  ciencia,  como  puede  ser  el  mundo  editorial científico.  En  este  contexto  de  pandemia,  las  preimpresiones  han  conseguido  hacerse  un hueco importante en el mundo de la comunicación científica biomédica.

Conocemos la importancia de las publicaciones científicas. Sin embargo, el proceso para que un artículo científico sea publicado lleva tiempo, en ocasiones, es cuestión incluso de años. En el momento actual, las circunstancias obligan a modificar un poco la manera de actuar. Pensemos, por ejemplo, en los estudios del ámbito clínico. Si realmente se quiere avanzar en la mejora de los tratamientos, es necesario que la información esté disponible de manera rápida para los médicos clínicos porque estamos ante una emergencia y se necesitan respuestas de  manera  inmediata.  Las preimpresiones  están  siendo  extraordinariamente valiosas para ello.

Qué es una preimpresión

Las preimpresiones han sido utilizadas desde hace tiempo. Se trata de trabajos completos donde se muestran resultados de una investigación, publicados en servidores especializados y que  no  han  sido,  todavía,  revisados  por  pares  en  el  momento  de  esa  publicación. Generalmente, muchas  de  las  preimpresiones  son  posteriormente  enviadas  a  revistas  de corte tradicional, para ser sometidas a revisiones y publicadas en una revista considerada como publicación científica original.

Relevancia de las preimpresiones en tiempos del COVID-19

Según un estudio,  en  4  meses  se  han  publicado  más  de  16.000  artículos  científicos  en relación  al  COVID-19,  y  al  menos  6.000  se  habían  podido  encontrar  en  servidores especializados   de   preimpresión.   Esto   indica   que   las   preimpresiones   se   adaptan perfectamente a las necesidades actuales de los especialistas biomédicos, además del hecho de que las preimpresiones de COVID-19 se han visitado al menos 15 veces más que las no relacionadas con él.

Fundamentalmente, las  preimpresiones  permiten  compartir  resultados  científicos  de  una manera muy rápida. Esta es la clave para entender la razón de su auge en estos tiempos. Las revisiones por pares requieren tiempo, tanto para la propia revisión inicial, la ejecución de correcciones que requerirán, tiempo de trabajo experimental para contestar las inquietudes de los revisores, y la publicación final. En un momento como el actual, prima la velocidad al tratarse de un asunto urgente.

Otro factor importante es que muchos servidores de preimpresiones son gratuitos, lo que supone   una   diferencia   muy   evidente   con   respecto   a   una gran   cantidad   de,  no   todas, publicaciones científicas ordinarias. La gratuidad permite el acceso a mucha más gente, así que  el  mensaje  llega  no  sólo  antes,  sino  a  más  gente,  lo  que  permite  un  avance mayor de las investigaciones a nivel global. Es una manera de democratizar la ciencia, de hacerla más abierta y transparente a la sociedad.

Inquietudes sobre la ciencia durante el COVID-19

Claro que esta estrategia basada en las preimpresiones no está exenta de riesgos. Existen detractores  de  las  preimpresiones  o,  al  menos,  hay  quien  alberga  dudas  de  que  los conocimientos  compartidos  de ese  modo  sean  de  calidad suficiente. Resulta  fundamental que  la  rapidez  o  la  democratización  de  la  ciencia,  entendida  como  el  libre  acceso,  no suponga un detrimento de su calidad.

El hecho de que las preimpresiones no sean sometidas a la revisión por pares inicialmente, implica la  ausencia  del  rigor  científico  tradicional,  lo  cual  puede  suponer  para  algunos científicos  dudas  sobre  la  credibilidad  de  la  información,  pudiendo  ser  un  coladero  para resultados no válidos  o de carácter  dudoso. Esto puede incluso  resultar  peligroso para  el ámbito de la investigación, en especial en biomedicina.

Hay otros puntos a tener en cuenta sobre las preimpresiones:

–     Algunas revistas  no  aceptan  a  revisión  trabajos  previamente  publicados  como preimpresiones

–     Es   importante   que   se   permita   alguna   opción   para   comentar   o   valorar   las preimpresiones

–     La   rapidez   no   debe   comprometer   la   veracidad   ni   la   precisión   de   los   datos compartidos

La buena noticia, especialmente en un tema tan concreto como es el del COVID-19, es el volumen  tan  grande  de  público  objetivo.  De  hecho,  en  esta  pandemia    se  generó información sin el rigor científico debido sobre la similitud genética del virus SARS-CoV2 y el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).  Esto  causó  un  gran revuelo  en  Twitter,  de  modo  que  el  artículo  fue  finalmente  retirado.  Por

supuesto,  ya  se había creado una falsa alarma sobre ello, pero la propia comunidad científica reaccionó de forma  contundente  y  resuelta.  Otro  ejemplo,  fue  un  estudio  clínico  que  promocionaba  la hidroxicloroquina como el tratamiento de elección para pacientes de COVID-19. Dado que su diseño experimental poseía fallas, este estudio fue retirado.

Consejos sobre cómo hacer preimpresiones con éxito

A  continuación,  se  enumeran  algunas  de  las  recomendaciones  para  tener  éxito  con  una preimpresión:

–     Elegir   el momento  adecuado:   muchos   autores   publican   preimpresiones  en  el momento en el que envían el manuscrito a una revista, perdiendo de esta manera la posibilidad de mejora que le ofrecerían las potenciales reacciones de los lectores de la  preimpresión.  Por supuesto,  todos  los  coautores  deben  estar  de  acuerdo  con  el procedimiento de la preimpresión

–     Publicar en  una  plataforma  reconocida.  Además, lo  deseable  es  utilizar  un  único servidor  y  que  éste  cuente  con  elementos  como  el  DOI  (Identificador  de  Objeto Digital por sus siglas en inglés) para facilitar su aparición en los sitios de búsqueda

–     Pensar en el público objetivo: en función del tema que se aborde en el trabajo, es importante determinar cuál es el público objetivo principal y publicar en el servidor más apropiado para llegar a él

–     Ser responsable a la hora de elaborar la preimpresión, especialmente a la hora de elegir título y redactar el resumen: hay que recordar que será de acceso directo, así que hay que ser especialmente escrupuloso y preciso, sin caer en exageraciones

–     Usar las redes sociales para promocionar el trabajo: es importante ser proactivo para llegar a  toda  la  mayor  parte  de  la  comunidad  científica  posible  que  pueda  estar interesada

–     Actualizar la  preimpresión  siempre  que  se  realicen  cambios  significativos  en  el manuscrito y el servidor lo permita.

Conclusión

En resumen, el número de preimpresiones actuales se ha incrementado enormemente a raíz de la pandemia del COVID-19. Ahora que son más populares, es posible que se encuentren métodos para validar los resultados y comprobar su fiabilidad. Se trata de una manera de publicar muy  abierta  y  democrática,  favoreciendo  la  accesibilidad  y  la  visibilidad  de  los resultados e investigaciones, lo cual solo puede ser bueno para la ciencia.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
X

Has agotado tus artículos gratuitos.

Suscríbete de forma gratuita para obtener acceso ilimitado a todos nuestros recursos sobre redacción de investigaciones y publicaciones académicas, incluyendo:

  • +100 Artículos de nuestro blog
  • +50 Seminarios Online
  • +10 Podcasts especializados
  • +10 Libros electrónicos
  • +10 Checklists
  • +50 Infografías