20

¿Cuál es la diferencia entre un autor principal y un coautor?

A primera vista, el requisito para ser “autor principal” parece ser bastante sencillo. Si la mayor parte del trabajo de un estudio en particular es realizado por un solo investigador, su nombre debe aparecer primero en el documento. Sin embargo, a menos que se alcance un acuerdo entre todos los autores que definan lo que significa “la mayor parte del trabajo”, los malentendidos inevitablemente se producirán y podrían llevar a un conflicto de intereses. Esta situación puede empeorar rápidamente aún más, incluso hasta llegar a la mala conducta académica, si la lista de autores no refleja con precisión el grado de participación de cada autor.

Definición de “autor principal” y “co-autor”

“Autor principal” y “coautor” comúnmente se definen como sigue:

  1. Autor principal: También se le llama “primer autor” y es el que lleva a cabo la investigación, y también redacta y edita el manuscrito.
  2. Coautor: Es quien colabora con el autor principal y contribuye al trabajo en el manuscrito.

Asignación de autoría

Una de las cuestiones más importantes en la participación de varios autores en un trabajo de investigación es la tendencia a no poder atribuir igualmente cada faceta del proyecto a un investigador específico. Por ejemplo, la deferencia a la antigüedad no debería equipararse automáticamente con el estado de autoría líder, pero muy a menudo se lo hace. El segundo supuesto es que tener un supervisor o autor destacado en la lista mejorará tanto el reconocimiento como las posibilidades de publicación en una revista de prestigio.

En el otro extremo, a menudo se asume que los investigadores jóvenes y los miembros del proyecto estarán agradecidos por la oportunidad de ser parte del equipo y no esperan ser reconocidos como autores. Como a menudo hacen gran parte del trabajo preliminar para proyectos grandes, esta suposición es altamente irrespetuosa.

Estableciendo límites

Operar sobre supuestos socava seriamente la importancia de una correcta autoría, ya que tal designación conlleva implicaciones académicas, económicas y de carrera. Si el equipo nunca ha trabajado en conjunto antes y está comprometido a evitar conflictos por este problema, existen varias buenas fuentes de reglas generales o códigos de conducta que se pueden usar para establecer reglas que todos puedan aceptar cumplir. Por ejemplo, el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE) identifica cuatro criterios que deben cumplirse para “calificar” para el estado de autoría:

  • Contribuciones sustanciales a la concepción o diseño del trabajo o la adquisición, análisis o interpretación de datos para el trabajo
  • Redacción de la obra o revisión crítica de contenido intelectual importante
  • Aprobación definitiva de la obra a publicar.
  • El acuerdo para ser responsable de todos los aspectos del trabajo para garantizar que las preguntas relacionadas con la precisión o integridad de cualquier parte del trabajo se investiguen y resuelvan de manera adecuada.

Esas reglas pueden no ayudar a resolver los problemas del ego en los que los miembros individuales del equipo esperan un reconocimiento basado en lo que aportan al equipo, pero al mantener el tema centrado en la carga de trabajo y la responsabilidad; estas reglas llevan el claro mensaje de que la autoría se  gana y no se  otorga.

Evitando el conflicto

No importa cuántos rangos jerárquicos haya en su departamento, es aconsejable no transferir los mismos dolores de cabeza burocráticos a su equipo de autoría. Solo puede haber un “autor principal”, y el objetivo debe ser reconocer a los miembros restantes como “co-autores” que estén de acuerdo, de antemano, con las tareas de las que cada uno será responsable. Cualquier problema sobre la imparcialidad percibida de tales designaciones se puede abordar con anticipación en lugar de pelearse por una falla de desempeño antes de la publicación.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
X

Has agotado tus artículos gratuitos.

Suscríbete de forma gratuita para obtener acceso ilimitado a todos nuestros recursos sobre redacción de investigaciones y publicaciones académicas, incluyendo:

  • +100 Artículos de nuestro blog
  • +50 Seminarios Online
  • +10 Podcasts especializados
  • +10 Libros electrónicos
  • +10 Checklists
  • +50 Infografías